Es una técnica quirúrgica usada principalmente en patología del pie, consiste en realizar unas pequeñas incisiones por las que se introduce una fresa y un bisturí muy pequeño con el objeto de tratar el hallux valgus (juanete), las metatarsalgias y los dedos en garra.